Ficha de partido: 04.09.1988: Real Zaragoza 0 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

Real Zaragoza
Real Zaragoza
0 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Pardeza
21'
Descanso
45'
José M. Ochotorena
59'
VizcainoGlaria
59'
LumbrerasVirgilio
72'
Salvador Revert
74'
Voro GonzálezRubén Ciraolo
78'
Emilio FenollEloy Olaya
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: La Romareda
Aforo: 34.596 espectadores
Ubicación: Zaragoza / España 
Inauguración: 08/09/1957

Rival: Real Zaragoza

Records vs Real Zaragoza

Máximo goleador: Manuel Badenes (9 goles)
Goleador rival: Arrúa (6 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (14.02.1943)
Mayor derrota: 1 - 6 (19.04.1959)
Más repetido: 1-0 (13 veces)

Crónica

Mucho calor en La Romareda, muy probablemente por encima de los 35 grados. Unos 30.000 espectadores, que aplaudieron mucho al equipo local y no mostraron un solo gesto en contra de la directiva, como algunos presumían. Fueron capitanes Juan Carlos y Arias. El Valencia vistiió camiseta azul. En el banquillo figuró como entrenador del Zaragoza, Víctor Fernández, el teórico ayudante de Antic, que vio el partido desde otro lugar. Siguieron a su equipo unos doscientos valencianos, muy entusiastas y correctos en todo momento.

Arbitró Díaz Vega, asturiano, que estuvo flojo. Perdonó tarjetas amarillas a Revert y Giner, por la persecución de que hicieron objeto a Pardeza en la primera parte. Un juez de línea, que corrió cada tiempo a la delantera de un equipo, se equivocó frecuentemente en los fueras de juego, siempre contra los atacantes. Mostró tarjetas amarillas a Pardeza, por jugar un balón con la mano, Revert, por agarrón a Pardeza, y a Ochotorena, por pérdida de tiempo.

Ninguno de los dos equipos podrá presumir de acierto ante el gol. Es difícil que veintidós jugadores muestren tan escaso peligro en sus acciones y eso que el juego desplegado por unos y otros cabe ser calificado como de aceptable. Pero a la hora de chutar a gol... un fracaso rotundo. El Zaragoza tan sólo creó auténtico peligro en dos oportunidades. En la primera parte, a cargo de Pardeza, que lanzó bien, rechazó Ochotorena y Glaría no supo ver puerta en el rebote. Después del descanso, un excelente disparo de Vizcaíno, alto por milímetros, fue lo mejor del Zaragoza. El Valencia tuvo mayor número de oportunidades y, por ello, de fallos también. Eloy, Lucho Flores y Ciraolo, fueron quienes llegaron a chutar en la primera mitad y Lucho Flores y Fernando en la segunda. La más clara, la de Lucho Flores del segundo tiempo, que despejó apuradamente con los pies Chilavert y dio lugar a un buen disparo de Fernando al poste.

En juego, dos formas de ver el fútbol completamente distintas. El Valencia basaba su táctica en dominar el centro del campo a base de balones cortos, buscando sujetar la posesión de la pelota el mayor número posible de minutos. Al ataque se marchó poco, en buena parte porque la mejor línea zaragocista fue la defensa, con un Juan Carlos espléndido. En su zaga, los valencianos pasaron apuros cuando se trataba de frenar a Pardeza, al que sujetaban mal, valiéndose de recursos que con otro árbitro les habría podido significa algún disgusto serio. Menos mal, para ellos, que Pardeza se agotó en la primera parte y en la segunda les permitió respirar.

El Zaragoza tuvo momentos brillantes cuando actuaba con rapidez, soltando el balón largo y en profundidad hacia los extremos. Destacó en estos menesteres Villarroya, un jugador de tanta fuerza como la del ex barcelonista Víctor, quizás con más sentido del juego colectivo. Pero fuera de esos ramalazos de coraje, poco más. Debe decirse cuanto antes que el fallo del equipo estuvo en su delantera, como era de esperar. Entre otras cosas porque sólo alineó a un auténtico delantero, Pardeza. Los otros dos, Higuera y Glaría, son centrocampistas de corte ofensivo, no atacantes puros. Y salvo Vizcaíno, que quizás debió haber salido antes, el saldo de atacantes queda terminado ya. Juanito, el año pasado hombre libre, actuó como volante ofensivo en la primera parte y poco menos que como ariete en la segunda, pero su contribución al ataque fue nula. Al Zaragoza va a costarle mucho hacer un gol. Tal y como se le ha visto, las posibilidades quedan reducidas a que a Pardeza le hagan un penalty, lo piten y, además se sepa tirar. Muy difícil que se den las tres circunstancias.