Ficha de partido: 23.10.1988: Valencia CF 1 - 0 Sevilla FC

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 0
Sevilla FC
Sevilla FC

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Salguero
19'
Voro González
31'
Fernando Gómez
37'
Rafa Paz
39'
Salvador Revert
40'
Descanso
45'
CholoBengoechea
46'
De la FuenteMoisés
46'
Polster
50'
Salvador Revert
83'
Carlos ArroyoJavier Subirats
85'
Pedro AlcañizLucho Flores
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Sevilla FC

Records vs Sevilla FC

Máximo goleador: Mundo Suárez (28 goles)
Goleador rival: Campanal (20 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (17.10.1943)
Mayor derrota: 3 - 10 (13.10.1940)
Más repetido: 2-0 (26 veces)

Crónica

Casi lleno en el Luis Casanova, con excelente recaudación, 16 millones y pico de pesetas. Buen ambiente y temperatura cálida. Los dos equipos salieron al campo aplaudidos por igual. Subirats y Salguero actuaron como capitanes. Se guardó un minuto de silencio antes de dar comienzo el partido por el asesinato del gerente del Celta de Vigo. Arbitró el encuentro Benavente Garasa, del Colegio Vizcaíno. Aplicó pocas veces la ley de la ventaja, con lo que se ganó gritos de "Fuera, fuera". Fue prolífico en tarjetas. A Revert, Voro, Salguero y Rafa Paz en el primer tiempo. A Polster y de nuevo a Revert, que le valió la expulsión en el segundo.

Goles: 1-0, minuto 35. Centro de Revert, Eloy ve venir la pelota de cabeza, la remata al césped y deja que lance a placer su compañero Fernando, que bate al guardameta andaluz con toda facilidad.

Lo más fácil e ingenuo sería decir que los nervios fueron los que dieron al trastre con el visitante Sevilla al perder en el Luis Casanova por ese 1-0. Pero técnicamente la derrota sevillista se produjo cuando el Valencia, al cumplirse los primeros veinte minutos de juego, tomó la iniciativa del juego y no la soltó hasta el final del partido. Y ahora ya es en la clasificación el tercero en dicordia. El público salió satisfecho del espectacular encuentro que realizaron los visitantes y los anfitriones, aunque nada más gozaran de las jugadas de los valencianistas ya que el Sevilla prácticamente no llegó a tocar la pelota. Hubo, claro, algún disparo que hizo intervenir a Ochotorena, uno de Bengoechea y otro del austríaco Polster, tiros a puerta peligrosos que concluían sendas jugadas al contragolpe pero que no lograron su objetivo, el de llegar a la red.

El Valencia salió ágil, muy ufano, aún calientes los positivos contra el Athletic de Bilbao, ante un Sevilla que no se lo puso demasiado difícil y al que poco le faltó para volver a la capital del Guadalquivir con tres o cuatro goles a rastras. Rondaba el minuto 20 cuando Revert, subiendo la banda izquierda, centró un balón a Flores, éste remató de cabeza y con muchos apuros Fernando impidió que se produjera el primer tanto. Desde entonces, el Sevilla empezó a padecer un acoso constante, casi en su totalidad por la banda derecha valencianista que le obligó a replegarse. Fue una retirada noble, pues los hombres de Azkargorta vinieron a Valencia a jugar al fútbol, sin autobús, sin pitos ni flautas, pero las circunstancias mandan y se dijeron hacia atrás tocan....

Polster y Ramón se veían allá arriba, muy lejos, lejísimos del resto de sus compañeros, que se las veían y se las deseaban para frenar al contundente Valencia. Uno no daba abasto apuntando los córners que lanzaba el equipo ché. Diez en total y cada uno más peligroso que el anterior. Quique, Fernando, Flores y Eloy se construyeron un amplio pasillo que no los supieron cerrar, o por lo menos, entorpecer. Los cambios que realizó el técnico Azkargorta sacando a Cholo y De la Fuente eran consecuencia, precisamente, del boquete dichoso que había abierto el Valencia. Quienes salieron de refresco de los sevillistas tampoco pudieron taponar esta ofensiva.

El gol de maestros se lo apuntó Fernando (con cuatro, ya candidato al Pichichi) pero lo genial del tanto fue de Eloy que le dejó a su autor el balón en badeja. Luego vino un verdadero festival de tiros a puerta de los de Espárrago, que la mayoría no entraron porque el larguero se puso del lado del sevillista Fernando, a disparos de Subirats y Eloy. Mino y Jiménez formaron la pareja más coordinada de la defensa sevillista, bien asentada en el terreno. Hicieron todo lo que pudieron para generar contragolpes, pero el balón rara vez superaba el terreno de los del Sevilla. Hasta el centrocampista de cierre, Nando, se atrevió a llegar muy cerca de la meta contraria, centró y Flores remató a gol. No subió el tanto al marcador por pura casualidad, porque el árbitro miró al juez de línea y vio que había levantado banderín de fuera de juego, pero no de Nando (como creía el árbitro) sino de dos valencianistas Quique y Fernando.

Con el dominio total de los de casa, Espárrago ni se apresuró a hacer cambios, pese a que la afición pedía a alguien como Fenoll, volcado al ataque, por el rompedor Bossio, desde hace varias jornadas rompiendo muy poco, por no decir nada. En la recta final, el Valencia se puso a toda máquina Flores y Fernando lograban con facilidad pasarse balones y tirar a puerta más de una vez con zumbidos que sonaban a gol.