Ficha de partido: 05.03.1989: Valencia CF 1 - 0 Celta de Vigo

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 0
Celta de Vigo
Celta de Vigo

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Lucho Flores
20'
Atilano
34'
Otero
34'
Espinosa
35'
Nando Martínez
35'
Descanso
45'
CamiloLito
46'
Julio Prieto
72'
Javier SubiratsCarlos Zurdi
77'
Salvador RevertLucho Flores
77'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Celta de Vigo

Records vs Celta de Vigo

Máximo goleador: Mundo Suárez (23 goles)
Goleador rival: Hermida (9 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (28.04.1946)
Mayor derrota: 2 - 6 (24.11.1940)
Más repetido: 1-1 (19 veces)

Crónica

Tarde soleada, 20 grados de temperatura, estado del terreno de juego admirable. Tres cuartos de entrada en partido de media jornada económica pura las secciones deportivas, con una recaudación de 14.700.00 pesetas. Los jugadores del Valencia lucieron brazalete negro en señal de duelo por el fallecimiento del ex-jugador del club valencianista Taltavull. Dirigió el encuentro el señor Soriano Aledrén, del Colegio Madrileño. Parece mentira que un árbitro cuya reputación y cuya internacionalidad, que data de 1878, pueda realizar un partido tan malo como el que arbitró ayer en Valencia, ya que se le fue de las manos y perdió los papeles en un encuentro que no ofrecía ningún tipo de dificultad. Mostró cinco tarjetas, cuatro fueron para el Celta, y una para el Valencia. Cuatro de estas cinco tarjetas fueron sacadas en apenas dos minutos de juego. Las vieron Atilano, Julio Prieto, Otero, Espinosa y Nando. Expulsó a Atilano, pero le permitió que siguiera en el campo al darse cuenta de que sólo tenía una amarilla, por lo que la expulsión era errónea.

Goles: 1-0, minuto 19. Una jugada por la banda izquierda valencianista en la cual la defensa visitante puso en práctica la táctica del fuera de juego, sin que le diera resultado, puesto que Fernando le cedió el balón a Lucho Flores, que en la boca de gol acertó a batir a Maté.

Partido soporífero el que protagonizaron ayer el Valencia (otra vez tercero) y el Celta. Ni los 22 jugadores que saltaron inicialmente al terreno de juego ni muy epecialmente el árbitro del encuentro, Soriano Aladrén, demostraron tener la categoría que sus posiciones y prestigio respectivamente les avalan. El partido comenzó con un Valencia literalmente volcado sobre la portería de Maté, dominio que cirstalizó a los 19 minutos de la primera parte con la consecución por parte del equipo che del único gol que a lo largo de los 9 minutos reflejó el marcado del viejo Mestalla. En esta primera parte el conjunto de Novoa no lanzó ni una sola vez a puerta entre los tres palos y eso que fuera de la portería sólo lo intentó en otra ocasión. El Valencia, por medio del capitán Fernando, dio dos serios avisos al meta vigués mediante un cabezazo y una vaselina que hicieron cantar gol a los casi dormidos espectadores.

La calidad del encuentro no justificó, ni mucho menos, la expectación que este había levantado hasta el punto en que podemos considerar que la declaración por parte de la directiva que preside Arturo Tuzón de este partido como media jornada económica no ha sido todo lo afortunada que debiera por culpa del mal partido que se presenció. Al descanso se llegó con la mayoría de los espectadores esperanzados en ver una mejor segunda mitad y con unos tobillos que llevaban los delanteros valencianistas, sobre todo el correcaminos Zurdi, más hinchados de lo debido. El segundo período fue una continuación de los últimos minutos del primero, es decir, un excesivo centrocampismo que aburrió hasta a las ovejas y un dominio territorial de los chicos de Espárrago que tampoco fructificaron como era de esperar.

Quizás para alegrar un poco la tarde Soriano Aladrén quiso dar la nota y a fe que lo consiguió, puesto que este árbitro que sabe pitar y mandar perdió incomprensiblemente los papeles en un partido que excepto en algunos lances de los defensas visitantes, no ofreció mayor complicación. Como era de esperar, los últimos 15 minutos fueron un continuo devenir de balones a la olla, por un Celta que intentó al final pero sin resultado, ya que la contundente zaga che y un segurísimo Ochotorena imponían su ley en las inmediaciones del portal valencianista. Poco más se puede relatar de un encuentro que a punto estuvo de provocar un profundo sueño colectivo.

Eso sí, los puntos se quedaron en casa, que era de lo que se trataba, y el Valencia, de esta forma, alcanza de nuevo la tercera posición en la tabla clasificatoria, un poco despegado de sus inmediatos seguidores, Celta y Atlético de Madrid.