Ficha de partido: 13.09.1980: Valencia CF 3 - 1 Real Betis

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
3 - 1
Real Betis
Real Betis

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Mario Kempes
35'
Gordillo
38'
Descanso
45'
Enrique Saura
58'
SegundoRamón
63'
GerardoBizcocho
74'
Juan Cruz SolMiguel Tendillo
74'
Javier SubiratsMario Kempes
86'
Mario Kempes
86'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Betis

Records vs Real Betis

Máximo goleador: Arturo Montes (10 goles)
Goleador rival: Unamuno (6 goles)
Mayor victoria: 7 - 1 (23.05.1926)
Mayor derrota: 0 - 4 (05.05.1985)
Más repetido: 2-1 (15 veces)

Crónica

Segundo partido de Liga seguido en el Luis Casanova, por haber convenido el cambio de escenario, asistencia de unos cuarenta mil espectadores en noche bastante calurosa. Se botaron siete córners contra el Betis y tres contra el Valencia.

Goles: 35 minutos, 1-0. Jugada de Solsona por la derecha con centro templado frente al marco que alcanza Kempes, ventajosamente situado, con la cabeza para enviar el balón a la red rozando el larguero por la parte inferior. 38 minutos, 1-1. Gran jugada del Betis en ataque con entrega de Morón a Gordillo, quien, entre un grupo de jugadores, chuta por bajo, angulado, marcando el tanto del empate. 12 minutos del segundo tiempo, 2-1. Servicio de Carrete a Saura y balón colgado por éste que bate a Esnaola. 35 minutos, 3-1. Gran servicio de Solsona a Kempes, quien situándose ventajosamente consigue batir con habilidad a Esnaola.

Á los 25 minutos de juego el Betis podía haber tenido ya tres tantos a su favor, un 3-0 limpio y rotundo al que se había hecho acreedor, tras llevar de cabeza a un Valencia descentrado y nervioso. Las jugadas estas que pudieron convertirse en tantos fueron: a los 13 minutos, un gran chut de Morón a puerta vacía, por haber salido alocadamente Pereira, que Carrete, «in extremis», sacó de la misma raya de puerta; el segundo fue una jugada parecida en que fue Botubot el que salvó el gol, y la tercera, un tremendo trallazo de Gordillo, que rebotó en un poste con Pereira también fuera de lugar.

Sin embargo, el Valencia, que no conseguía serenar ni centrar su juego en medio campo, por esa genialidad de Kempes, habitual en él, por más que hoy actuara un poco recortado en esa gama inagotable de recursos que tiene, logró resolver con dos goles un partido que se le había puesto muy cuesta arriba. Fue especialmente brillante este primer tanto marcado por Kempes, como lo sería también el tercero, de su marca, dos claras muestras de su genialidad goleadora. Sin embargo, entre uno y otro hubo un tremendo forcejeo en el que no siempre llevó la mejor partida el Valencia, porque el Betis tácticamente jugó bastante mejor desorientando al equipo blanco con la movilidad de Morón y Diarte, y un entramado en medio campo por el que no conseguían incrustarse los delanteros blancos. Así y todo, el Valencia fue serenando el juego y en la segunda parte, a raíz de marcar Saura un gol magnífico, consiguió tomar el mando del partido y asegurarlo con el tercer tanto de Kempes, ya en la recta final del encuentro.

El Valencia ha acreditado su facilidad de remate, su profundidad y, sobre todo, el desnivel tremendo que Kempes plantea en un partido cuando está medio bien, como le ha ocurrido hoy. Porque en cuanto a juego puro y simple, el Betis ha jugado mejor, con un partido muy trabajador, muy disciplinado, con una táctica de dispersión que llevó de cabeza a los jugadores blancos y que originó esta serie de sustos por los cuales pasó el marco blanco. Claro que también hay que consignar que Pereira, descentrado al principio, fallón, «cantando» casi cada vez que la pelota llegaba a sus dominios, después se afirmó y neutralizó varios tiros de mucho peligro de los delanteros béticos.

El Betis ha causado magnífica impresión, y el Valencia, que en juego, no está totalmente sincronizado y punto, en cambio ha tenido la habilidad goleadora que le ha proporcionado una victoria bastante expresiva, dado lo mucho que jugó el adversario.