Ficha de partido: 07.12.1980: Sporting de Gijón 0 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

Sporting Gijón
Sporting Gijón
0 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Descanso
45'
Orlando JiménezDarío Felman
81'
Óscar FerreroAbel
84'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: El Molinón
Aforo: 30.000 espectadores
Ubicación: Gijón (Asturias) / España 
Inauguración: 1908

Rival: Sporting Gijón

Records vs Sporting Gijón

Máximo goleador: Antonio Fuertes (7 goles)
Goleador rival: Quini (13 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (29.11.1953)
Mayor derrota: 1 - 6 (08.04.1923)
Más repetido: 1-1 (15 veces)

Crónica

Casi lleno en El Molinón, con una recaudación de tres millones trescientas mll pesetas pese a ser un partido que no fue declarado jornada económica magnífico ambiente y, sobre todo, un público volcado con el equipo gijonés.

Los males del Sporting parecen repetirse. El equipo lleva, tres jornadas sin marcar un solo gol, por lo que se echa muy en falta la presencia de un delantero centro y máxime cuando Gómez está lesionado, y se ha perdido el concurso de Quini.

El equipo gijonés llevó la iniciativa a lo largo del encuentro y puede decirse que cuajó una sobresaliente actuación en líneas, generales, porque nueve hombres han estado a la altura de las circunstancias, excepciones de Aguilar, que fue un defensa más del Valencia, sin movimiento alguno y con una posición estática y, de un Abel que quiso hacer cosas, pero no hizo nada. Ante esta nulidad de los dos delanteros rojiblancos, poco le quedaba a Ferrero, que pecó de individualista, de sacar provecho a las oportunidades y al buen juego de los hombres del centro del campo y defensa, porque no cabe duda que el Sporting jugó en las líneas de atrás y en el medio del campo a un nivel muy aceptable.

La primera ocasión se presentaría para el Valencia a los 9 minutos de juego, en un balón lanzado por Solsona en profundidad a su compañero Morena, y Castro, saliendo magníficamente, salvó lo que parecía gol. A partir de ahí, fue una presión constante de los rojiblancos, con ocasiones claras, como un remate que falló Mesa a los 31 minutos de juego, y acto seguido una caída de Abel en el área que no se señala, para ser en el minuto 36 una magnifica jugada de Uría, cOn servicio atrás, y Ferrero marra en el remate.

En la continuación, siguió más el dominio del Sporting, incluso el Valencia, en lo físico, quizá acusó el partido del pasado Jueves en la Copa, donde hubo prórroga. Pese a ese dominio rojiblanco, las ocasiones de gol se presentaron pero no los tantos. A los 7 minutos, hay un magnífico remate de cabeza de Maceda a centro de Uría, que salva debajo de los palos el jugador Arias; a los 15, se produce una ocasión para el Valencia, que sería su segunda a lo largo del partido, en colada de Felman por la izquierda que noencuentra rematadores y, a partir de ahí fue el Sportlng a más en su ataque, con una ocasión magnífica para Aguilar, en el minuto 21, que malogró, como así, en el mihuto 29, Ferrero tras magnífica jugada, estrelló un balón en la escuadra que algunos jugadores del Sporting pidieron gol.

El final fue de continuo agobio para el marco de Sempere, que supp resolver a lo largo del partido con mucho acierto el peligro sobre su marco. Un Sporting de Gijón que empieza a perder fuerzas, que se ve distante en los puestos de cabeza y que va a ser difícil que pueda repetir éxitos pasado de participar en la Copa de la UEFA. Se echa en falta la ausencia de un delantero centro y, por otra parte, un error grande sin duda del entrenador Miera ha sido mantener a lo largo de los noventa minutos a Aguilar, que fue una figura decorativa en el bando gijonés, sin empuje y esperando esa oportunidad que no llegó el veterana extremo que no acaba de cuajar en el equipo gijonés, y que, como decimos, es una rémora constante. Por el Sporting, sobresalió el quehacer defensivo, con Uría magnífico como defensa lateral; la lucha y entrega de Joaquín en el centro del campo, así como sus compañeros Ciríaco y Mesa, y algunos destellos de Ferrero, solos en ataque, ante la nulidad de sus compañeros de líneas, como Aguilar y Abel.

En cuanto al Valencia, magnifico el joven portero Sempere, con decisión en las salidas y anticipandose en los balones altos, pese a su corta estatura. La defensa, muy firme, sobre todo en el centro del campo, donde Arias y Botubot fueron auténticas murallas y, en el medio campo, la calidad de Solsona con el empuje de Sauray algo menos destellos en ataque de Morena, aunque estuvo muy solo porque Felman no le acompañó en las jugadas sucesivas.