Ficha de partido: 01.02.1981: UD Salamanca 0 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

UD Salamanca
UD Salamanca
0 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Pepe Carrete
29'
Baez
39'
Descanso
45'
EscribanoCorominas
45'
Enrique Saura
63'
Miguel ÁngelBustillo
66'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Helmántico
Aforo: 17.341 espectadores
Ubicación: Salamanca / España 
Inauguración: 08/04/1970

Rival: UD Salamanca

Records vs UD Salamanca

Máximo goleador: Mario Kempes (7 goles)
Goleador rival: Pauleta (3 goles)
Mayor victoria: 3 - 0 (05.10.1980)
Mayor derrota: 0 - 6 (12.04.1998)
Más repetido: 1-0 (7 veces)

Crónica

Campo en regulares condiciones, con bote muy vivo del balón que hacía muy difícil el dominio del mismo. Tarde primaveral con dieciocho mil espectadores en las gradas y una recaudación de un millón trescientas sesenta mil pesetas. Se recibió al Valencia y al Salamanca con una ovación. Al final no hubo ni silbidos ante la derrota unionista. En el descanso el árbitro, al retirarse al vestuario, fue abucheado.

Goles: 0-1. Minuto 64. Saqué de esquina contra la portería del Salamanca, a la derecha del marco defendido por D'Alesandro. Lo lanza Felman, muy abierto, sale D'Aldesandro mal, no llegando a blocar el balón y Saura, únicamente tocando el balón con la cabeza, empuja éste a la red y aunque Miguel II se encontraba en la portería, al estar el suelo helado, resbala y no logra impedir el tanto.

La frase del público al desfilar después del partido en el Estadio Helmántico, era: todo está consumado, estamos en Segunda División. Este podría ser el epílogo de una brillante historia que a lo largo de reiteradas e importantes temporadas ha escrito el Salamanca en su paso, ya parecía permanente, en Primera División. Pero este año se planificaron mal las cosas y los comienzos fueron desastrosos, hasta el extremo de conducir al equipo a una situación caótica. Y aunque el cuadro de la mano de Juan Muñoz, de los servicios técnicos del club, reaccionó a raíz del partido del Atlético de Madrid e hizo concebir fundadas esperanzas, lo cierto es que, hace quince días frente al Español, aún ganando, el equipo quedó roto físicamente y diezmado por las lesiones de elementos importantes. Así, hoy hemos visto a dos hombres fundamentales, como Báez y Brizzola, convertidos en auténticas sombras al no estar en condiciones físicas. Para colmo, se ha reproducido la lesión de Corominas, y al final también renqueaba Miguel Ángel.

Lo, cierto es que en la primera parte el Salamanca le volvió también la espalda una vez más la suerte, porque el Valencia, limitándose a defender, permitió que el cuadro local sin fe, pero con ilusión, creara numerosas e importantes oportunidades. Así en el minuto 7, la ocasión era de Ito, en servicio de Pedraza y en el 10, era Báez, el que al robar un balón se plantaba solo delante del meta valencianista, equivocando el disparo. Y amén de otras oportunidades, señalar en el 42 una clarísima de Ito, disparando a bote pronto, solo ante Sempere, en servicio de Brizzola dentro del área pequeña. En este primer período el Valencia se la había contado con una oportunidad, aunque clarísima, en rebote de la defensa salmantina que permitió a Felman plantarse solo ante D'Alessandro, aunque afortunadamente para él en su salida logró desviar a córner.

Pero el espejismo de la primera parte quedó conjurado con la retirada de Corominas, por lesión, y el deseo, del Valencia de hacerse inmediatamente con el partido. En el segundo período sólo existió un conjunto coherente, el Valencia, con absoluto dominio en el centro del campo donde Solsona se erigía en un jugador canalizador e importantísimo, en el mando del equipo ché, y donde Felman era un auténtico estilete que traía de cabeza a la insegura zaga salmantina. Así, en el minuto 7, en una extraordinaria jugada de Felman, después de driblar a todos los defensas, D'Alessandro con el pie acierta a desviar a córner. En el 11 la oportunidad es de Saura, en saque inteligente de falta por Solsona, que Escribano, en cruce in extremis, evita lo que parecía un tanto cantado. Y en el 17 es Morena el que remata muy mal de cabeza una pelota totalmente solo delante de D'Alessandro.

Se veía el gol visitante y éste llegó en el minuto 19. A partir de ahí el Valencia se limitó a dejar correr el tiempo, pero siempre con el control absoluto del partido. Baste decir que un Salamanca resignado en el equipo y en el público sólo contó con una oportunidad clarísima y ayudado por el colegiado en esta ocasión, aunque antes le hubiera perjudicado. Faltaban dos minutos para el final de la contienda y en uno de los múltiples bombeos sobre el marco valencianista se cargó a Sempere dentro del área pequeña. El árbitro dejó seguir el juego y Escribano, totalmente solo y con la puerta vacía, envió el balón por encima del larguero. Se quemaba la última oportunidad de haber seguido manteniendo, y alentando las esperanzas del milagro. Un milagro que a partir de hoy y aquí en Salamanca, se piensa ya que es imposible. El Salamanca está definitivamente en Segunda División.