Ficha de partido: 14.12.1997: Valencia CF 4 - 1 SD Compostela

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
4 - 1
SD Compostela
SD Compostela

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Claudio López
11'
Luis Milla
30'
Nacho
37'
Descanso
45'
Tabuenka
47'
Goran Vlaovic
62'
Miguel Ángel Angulo
64'
Ariel OrtegaGoran Vlaovic
65'
Chemo Del SolarLuis Milla
65'
ViedmaChiba
67'
Chemo Del Solar
68'
Fernando GómezClaudio López
70'
ChanguiJose Ramón
77'
ManuelOhen
77'
Fernando Cáceres
84'
Penev
84'
Ariel Ortega
86'
Bellido
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: SD Compostela

Records vs SD Compostela

Máximo goleador: Pepe Gálvez (3 goles)
Goleador rival: Penev (2 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (24.03.1996)
Mayor derrota: 1 - 3 (26.04.1998)
Más repetido: 4-1 (2 veces)

Crónica

En quince días todo ha cambiado. Lo que ayer era pesimismo, tristeza, protesta y crispación, ahora es eficacia, alegría, sonrisa y armonía. Parece como si de un sueño se tratase, como si un milagro se hubiese producido. La pesadilla se alejó de Mestalla para beneficio general. Si, además, se consigue una cómoda victoria, más no se puede pedir en tan reducido espacio de tiempo. El triunfo quedó fraguado en tres minutos, los que transcurrieron entre el 62 y el 65. El Valencia llevaba ventaja en el marcador, pero había entrado en una fase de dudas, de inseguridad en sus posibilidades y provocando que el rival se fuese creciendo y se acercara al área de Zubizarreta.

Las dudas de los jugadores contagiaron de inmediato al público que empezó a expresar sus protestas, dirigiéndolas hacia Claudio Ranieri. Desde un sector del campo se reivindicó la presencia de Ariel Ortega. Farinós y Angulo se llevaron la peor parte. La sombra del empate planeaba sobre Mestalla cuando Milla pasó en profundidad sobre Claudio López y éste rompió por velocidad a los defensas que vigilaban al igual que al portero Ponk. Claudio lo hizo todo y Vlaovic respetó a su compañero hasta que vio que, o ponía el pie para marcar, o el balón se perdería por la línea de fondo. Fue el gol de la tranquilidad.

Ranieri, con los ánimos más calmados, ordenó que Vlaovic se fuese del campo, lo que le representó una nueva bronca, sin embargo, la salida de Ortega equilibró el estado de ánimo de los espectadores. Desde ambos fondos, salían con constancia los gritos de aliento a unos jugadores que estaban dando hasta el último aliento. La apoteosis llegó cuando Farinós, en el lado izquierdo, observó a la perfección el desmarque de Angulo que le iba ganando la espalda a la defensa. Entonces, Farinós no dudó en golpear con el exterior de su pierna derecha para que Angulo concluyese una jugada epectacular y de excelente calidad. Las protestas se tornaron en ovaciones y ambos jugadores se las merecían. Después llegó Ortega para ponerle la guinda al pastel. Mestalla volvió a ser un campo feliz. Lo importante era ganar y se consiguió, pero no hay que bajar la guardia y sobre todo hay que hacer autocrítica, pues un equipo como el Valencia no puede atravesar por los momentos de desconcierto que protagonizó en el inicio de la segunda parte.