Ficha de partido: 24.04.2005: Valencia CF 2 - 0 Albacete Balompié

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 0
Albacete B.
Albacete B.

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Pablo Aimar
8'
Buades
32'
Jaime
35'
Redondo
38'
Descanso
45'
Marco Di VaioAmedeo Carboni
59'
Rubén Baraja
60'
Buades
62'
Mark GonzálezFrancisco
67'
Roberto Ayala
67'
Momo SissokoDavid Albelda
70'
Miguel Ángel Mista
71'
Miguel Ángel Angulo
76'
PeraltaJaime
77'
Bernardo CorradiPablo Aimar
84'
MikelSanti
90'
Final del partido
91'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Albacete B.

Records vs Albacete B.

Máximo goleador: Fernando Gómez (5 goles)
Goleador rival: Zalazar (2 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (10.04.1994)
Mayor derrota: 1 - 3 (05.12.1993)
Más repetido: 1-0 (5 veces)

Crónica

El Valencia mantiene intactas sus aspiraciones de clasificarse para la Liga de Campeones, después de su victoria de ayer por 2-0 ante el Albacete. El triunfo, ante un equipo de Segunda división que jugó en inferioridad numérica tras la expulsión de Buades, tardó demasiado en llegar. Porque al conjunto de Antonio López, que ayer recurrió al once del doblete en busca de los valores que hicieron grande al equipo, le falta una quinta velocidad con respecto al año pasado y un plus de calidad que no han dado los fichajes. Tan sólo el indultado Di Vaio, que entró en la segunda mitad, está a la altura.

Es cierto que el Valencia se enganchó ayer a la Champions, y que el equipo se reencontró con la victoria después de tres empates, pero al equipo hay que exigirle algo más. Al menos cuando juega en Mestalla. Quizá por ello se explican los pitos de la grada. Porque durante muchos minutos, la afición mostró su desacuerdo con lo que estaba viendo. Y es que el Valencia se quedó a medio camino. Porque ante un rival de Segunda división como es el Albacete, tardó demasiado en marcar un gol. ¿El motivo?. Que al Valencia le falta frescura, el bajón físico es innegable, y se evidencia la falta de resolución en ataque. El equipo continúa justito de recursos ofensivos. Aunque Mista marcó y dio un pase de gol, fue el mejor del equipo, se echa de menos ese nueve de la talla de Drogba o Trezeguet, por ejemplo, que no se ficharon porque en el club primaron los intereses comerciales por encima de los deportivos.

Ayer, el Valencia llevó la iniciativa en todo momento. Lo del equipo de López fue un monólogo de fútbol sin pegada. No se le puede poner ni un pero a la actitud de un equipo, que salió decidido a por la victoria. Sin embargo, y aunque la buena circulación de balón de Baraja en la medular y la movilidad de Aimar cerca del área rival pusieron en serios aprietos al Albacete, al Valencia le faltó ofrecer ese algo más a que está obligado por su condición de vigente campeón. Fue por ello que la afición, impaciente por la ausencia de gol y sedienta de ese buen fútbol de la etapa Benítez que Mestalla tardará en olvidar, condenó a los suyos en el descanso con los primeros pitos.

Espoleado por el enfado de la grada, el Albacete levantó la cabeza al inicio del segundo tiempo. El equipo manchego lanzó un par de contragolpes de aviso contra la portería de Palop, que quedaron en un susto menor, pero que sirvieron para alimentar la ansiedad de un Valencia que no encontraba la manera de inaugurar el marcador.

Bajo este panorama, Antonio López decidió meter en el campo a Di Vaio. Después de ponerlo a los pies de los caballos con esa injusta sanción, el técnico confió la suerte del equipo en el italiano. Pero no fue Di Vaio, sino la superioridad numérica del Valencia por expulsión de Buades, lo que decantó la balanza. Con Sissoko en el campo en lugar de Albelda, buscando mayor profundidad y recorrido ante los espacios que dejaba un rival en inferioridad, el Valencia no tardó en inaugurar el marcador. Mista, siempre combativo y con su habitual derroche, se aprovechó de una cantada de Valbuena para marcar ese gol que tanto se resistía. El propio Mista, cinco minutos después y en un ejercicio de vista, puso el balón en la cabeza de Angulo para que lo empujara a la red y cerrara el partido. El correcalles final fue lo más divertido de la tarde.