Ficha de partido: 16.10.2005: Valencia CF 2 - 1 Málaga CF

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 1
Málaga CF
Málaga CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Roberto Ayala
9'
Juan Rodríguez
37'
Descanso
45'
Fabio Aurelio
51'
Chengue Morales
56'
AndersonJuan Rodríguez
59'
Rubén Baraja
60'
Mario RegueiroMarco Di Vaio
63'
HidalgoAlexis
67'
Vicente Rodríguez
67'
Pablo CouñagoChengue Morales
70'
Salva
74'
Carlos Marchena
85'
Hugo VianaRubén Baraja
86'
Francisco RufeteVicente Rodríguez
90'
Final del partido
91'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Málaga CF

Records vs Málaga CF

Máximo goleador: Waldo Machado (6 goles)
Goleador rival: Toto (3 goles)
Mayor victoria: 6 - 1 (31.01.2004)
Mayor derrota: 0 - 4 (24.11.2012)
Más repetido: 1-0 (12 veces)

Crónica

El Valencia calca los partidos. Los colores blanquiazules nublan la vista a los jugadores de Mestalla. Contra la Real Sociedad, con una renta de dos goles, se dejó arrebatar la ventaja y tuvo que sufrir para vencer. Y ayer ocurrió lo mismo con el Málaga. Cuando se marcha en el marcador deja de atacar y lo paga. Los jugadores blanquinegros se retrasan unos metros para guardar la renta y permiten a un rival herido de muerte que restañe sus dolencias. Demasiado sufrimiento. Casi innecesario. Los aficionados ya llevan la pastillita para el corazón en el bolsillo. No ven el partido tranquilo ni cuando parece que el equipo va a machacar.

Y eso momento lo protagonizó Vicente. Quique acertó en la segunda parte con los cambios al sacar a Regueiro y desplazar al de Benicalap a la banda derecha. Ahí gozó de más libertad y se dedicó a desvelar sus verdades, esas que nadie puede discutir, ni el mismísimo Luis Aragonés. Anotó un gol y tuvo dos internadas en las que Arnau evitó que el éxito del valencianista fuera pleno. Fueron cinco minutos de vértigo. De los buenos, de los que gustan en Mestalla. Pero es verdad que sólo fue eso lo que ofreció el equipo. Poco más, aunque con el triunfo el Valencia está a solo tres puntos del Real Madrid, su próximo rival.

Además, hay un jugador al que le ha mirado un tuerto. Di Vaio no hubiera marcado ayer aunque hubiera jugado trescientos minutos. Imposible. Desde el choque ante el Málaga de la pasada temporada no ha anotado. Son seis meses sin que un delantero realice su función principal. Merece un estudio psicológico.

Y eso que todo empezó muy bien. Cuando Quique preparó el partido en los días precedentes tenía como uno de los inicios modélicos el que ocurrió ayer en Mestalla. Ayala, casi desde la escalerilla del avión, quiso imitar a los cazagoles para anotar el primer tanto del Valencia. Minuto nueve. Había espectadores que casi ni se habían acomodado en su asiento. Pero el tanto no le vino del todo bien al equipo. El juego se resintió. Carecía de fluidez. Era justo lo que el Málaga quería que ocurriera.

Ponerse por delante en el marcador tampoco es garantía de éxito en el Valencia. Le ocurrió frente al Getafe, Zaragoza y Real, y en todos estos partidos sufrió. Di Vaio y Mista buscaban acciones en profundidad, pero no le llegaban los balones claros. Se echó en falta a Aimar. El argentino gusta de retrasarse unos metros para buscar el balón y darle curso hacia adelante. En cambio, los dos atacantes de ayer esperaban que les llegara la ocasión y estas se resistían. Hubo que aguardar a cinco minutos del final para que Angulo tuviera la opción de anotar.

En la fase posterior el Valencia se movió con más alegría. Las ocasiones llegaban con más regularidad pese a que el juego seguía pastoso. Pero Quique reaccionó. El banquillo está para eso, para ver los fallos y darles solución. Lo hizo con la salida de Regueiro. El Valencia marcó el segundo tanto y parecía que llegarían más. Pero no fue así. El público empezó a silbar y fue premonitorio. Salva, que siempre le marca al Valencia, lo volvió a hacer. No lo celebró, es un señor, pero hizo mucho mal. Tocaba sufrir y Cañizares volvió a sacar una mano milagrosa. Angulo y Regueiro pudieron marcar, pero no es justo que se juegue con el corazón de los valencianistas.