Ficha de partido: 04.12.2005: RCD Espanyol 1 - 3 Valencia CF

Ficha de partido

RCD Espanyol
RCD Espanyol
1 - 3
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Ito
8'
Miguel Ángel Angulo
14'
Miguel Ángel Angulo
20'
Rubén Baraja
28'
David Villa
42'
Zabaleta
43'
Descanso
45'
CoroIto
53'
MoisésFredson
53'
Pablo Aimar
60'
Coro
62'
De la Peña
69'
David Albelda
76'
Fabio AurelioPablo Aimar
77'
JofreZabaleta
77'
Miguel Ángel MistaDavid Villa
83'
Carlos MarchenaVicente Rodríguez
88'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Montjuic
Aforo: 56.000 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 1929

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Prat (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

El Valencia obtuvo una clara victoria ante el Espanyol en Montjuic (0-3) gracias a la inspiración de su frente de ataque y al acierto de Villa y Aimar, autores de dos de los tres goles de su equipo y protagonistas del juego incisivo y vertical del conjunto 'che'. El equipo valenciano demostró tener más oficio que su rival, un Espanyol voluntarioso pero demasiado desacertado, y logró su tercera victoria consecutiva en el campeonato que le sirve para mirar muy de cerca los puestos de Liga de Campeones.

Con un equipo bastante compensado, el Espanyol planteó el choque con ambición. En los primeros compases le jugó de tú a tú al Valencia: tuvo la pelota, la movió por ambas bandas, intentó verticales y volvió a aparecer Iván de la Peña para hacer de las suyas, balones verticales que buscaban la espalda de la zaga valencianista. Juanfran y Fredson frecuentaron el área del Valencia, aunque sin demasiada fe. El primero, más inspirado que de costumbre, progresó bien y recuperó sus clásicos regates, pero demostró que le falta confianza en el remate cuando desperdició un par de buenas ocasiones.

A la que se puso manos a la obra, el Valencia se adueñó del partido de arriba a abajo. Marcó la línea, neutralizó sin demasiados problemas la salida de balón del Espanyol y no tardó en encontrar las filtraciones de la defensa rival. Al cuarto de hora se adelantó el equipo de Quique Sánchez Flores, en un ejemplo perfecto de lo que fue el transcurso del partido: Vicente guardó el balón ante el acoso de Ito, lo abrió para Aimar a la banda izquierda, el argentino lo colgó al área y allí Angulo se aprovechó del rechace de Jarque para marcar.

El gol encendió la luz del Valencia y apagó al Espanyol. El conjunto catalán le echó voluntad, siguió buscando a De la Peña como único salvador posible e incluso apareció por el área de Cañizares, pero Aimar, Villa y Vicente, tres internacionales absolutos, tiraron de repertorio y enloquecieron a la defensa españolista. El Valencia finiquitó el partido en otro despeje de Kameni a tiro de Vicente. El cuero quedó perdido en las cercanías del punto de penalti y ahí Villa no suele perdonar. Con suavidad, envió el balón a la red y celebró su noveno gol de la temporada. Corría el minuto 43 y al Espanyol no le quedó otra que ponerse en manos de su entrenador, reposar en el vestuario y trazar un 'plan B'.

Tampoco hubo manera, porque enfrente había un equipo tan sólido como inspirado. Agarrado al brillo de sus delanteros, el Valencia se replegó bien y se apuntó a la teoría del contragolpe con la seguridad que da saber que unos metros más allá hay dos jugadores de garantías, Aimar y Villa, los grandes argumentos ofensivos del Valencia. Ambos construyeron el 0-3, cuando se cumplía el cuarto de hora de la segunda parte. El asturiano, como una flecha, montó un contraataque perfecto y cuando ya encaraba a Kameni, cedió para Aimar. El argentino firmó el tercero y algunos aficionados de Montjuic prefirieron irse a casa.

El partido estaba tan cuesta arriba que invitaba a dimitir, pero el Espanyol nunca perdió la fe. Poco se le pudo reprochar a los de Lotina, porque con el 0-3 en el marcador adelantaron líneas y demostraron una fe inquebrantable. En uno de sus impulsos, el equipo catalán logró darle un poco de emoción al partido, en un buen centro de Juanfran que Coro remató a lo grande, de tacón y en carrera, ante la impotencia de Cañizares. El gol espoleó al Espanyol y el partido vivió momentos eléctricos. Daba la impresión de que el conjunto catalán iba camino de la gesta, la afición conectó con el césped y por momentos, la remontada parecía posible. Pero todo fue un espejismo efímero. El Valencia guardó bien su botín y Sánchez Flores blindó a su equipo con dos cambios defensivos para obtener una victoria relativamente cómoda y muy merecida.