Ficha de partido: 26.08.2006: Valencia CF 2 - 1 Real Betis

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 1
Real Betis
Real Betis

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Fernando Morientes
32'
David Navarro
45'
Descanso
45'
Xisco
52'
Raúl Albiol
61'
FernandoDani
70'
Edu Gaspar
71'
CapiMiguel Ángel
81'
Mario RegueiroFernando Morientes
81'
Miguel Ángel
81'
Óscar López
83'
Fernando VegaNano
86'
Carlos MarchenaEdu Gaspar
88'
David Villa
88'
Rivera
88'
Jaime GavilánVicente Rodríguez
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Betis

Records vs Real Betis

Máximo goleador: Arturo Montes (10 goles)
Goleador rival: Unamuno (6 goles)
Mayor victoria: 7 - 1 (23.05.1926)
Mayor derrota: 0 - 4 (05.05.1985)
Más repetido: 2-1 (15 veces)

Crónica

El Valencia-Betis, que ayer abrió la temporada liguera, tuvo más emoción que juego, aunque los de Quique fueron más contundentes, más incisivos, más decididos en busca de la victoria a la que se hicieron acreedores. Un triunfo que da confianza ante el futuro inmediato y sirve de confort para hacer más llevadero el parón que sufre la Liga por las compromisos internacionales. Que no es lo mismo pasar 15 días recordando una derrota y, si no, ahí reciente está lo que le ocurrió al Valencia tras jugar en Salzburgo, que se pasó los días inquieto, esperando resarcirse. No hubo variación táctica. Quique debió pensar eso de si las cosas habían salido bien el martes, para qué cambiar, y apostó por la lógica; por los mismos once futbolistas que vapulearon al Salzburgo. El entrenador del Valencia volvió a dejar Curro Torres en el banquillo y dio el lateral derecho a Angulo.

Quique no sólo repitió dibujo sino que el bloque continuó con el mismo carácter de hace unos días y llevó la iniciativa, aunque desde luego con más dificultades y menos frescura que ante los de Trapattoni, porque la situación era distinta, y sobre todo porque entonces, enfrente, se encontró a un rival timorato y anoche el Betis resultó un equipo más incisivo. También se repitió el reciente guión. El Valencia buscó el gol y Morientes fue quien abrió la puerta hacia la victoria a poco menos de quince minutos del descanso. El Moro lleva muchas horas de vuelo y si el balón se le queda muerto en los pies, casi a la altura del punto de penalti, el portero rival ya puede dirigirse hacia la red para recogerlo. Es de los que no perdonan.

El Valencia acabó el primer periodo jugando con relativa comodidad. Seguro atrás, mandó en el medio campo, trató de abrir el juego a las bandas y trenzó algunas combinaciones interesantes, pero sin excesos, que aún queda, aún queda. El Betis sólo inquietó en los primeros compases, con un par de rápidas jugadas que protagonizó el ex valencianista Xisco. No hubo peligro real, pero si inquetud.

En este periodo, al Valencia le faltó machacar. Había sacado la máxima rentalibilidad de su mayor intención y escaso remate, pero echaba en falta el segundo gol, el de la tranquilidad. El equipo de Quique estaba necesitando el tanto que sirviera para matar el partido y dejarlo visto para sentencia, porque tras el descanso, apenas reanudado el juego, recibió un bofetón. Un despiste tremendo supuso el gol del empate consecuencia de un centro de Romero que cabeceó Xisco ante la pasividad de los centrales, y también de Cañizares, que se limitó a seguir con la vista la trayectoria del balón.

Desde ese momento, el Betis se metió atrás decidido a defender el punto, para cuando le era propicio, contragolpear en busca de una nueva sorpresa que le proporcionara mejor premio. Sin embargo, el equipo de Quique no se descompuso. Siguió erre que erre, decidido, y no tardó ni diez minutos en volver a ponerse por delante. Albiol fue el protagonista de un terrible disparo que ponía las cosas en su sitio.

Y el Valencia empezó a funcionar, crecido, con el público volcado animándole. Angulo empezó a doblar a Silva, por la derecha; por la izquierda Vicente reeditó sus caracoleos y centros de sus buenos tiempos, con Moretti colaborando en ataque; Villa remató repetidas veces, pero sin fortuna; Morientes también buscó el gol, con un espléndido trabajo de movilidad y eficacia en el juego aéreo, Edu se puso las pilas... En suma, el Valencia fue más bloque y dio la sensación de que el Betis estaba sobre las cuerdas; parecía que los de Quique iban a resolver de un momento a otro.

Pero Jabo Irureta, fiel a sus principios, no bajó la guardia y cuando reemplazo a Dani, dio entrada a otro delantero, Fernando. Vamos, que no se entregó y, por medio de Maldonado, estuvo en un tris de aprovechar un despiste defensivo para volver a empatar. Desde luego fue un buen susto. No obstante, en el tramo final el partido bajó en intensidad, rozando el aburrimiento, hasta el extremo que buena parte del público empezó a desfilar de Mestalla a falta de unos minutos. Y es que todo estaba visto para sentencia.