Ficha de partido: 27.10.1991: Valencia CF 0 - 1 Real Zaragoza

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 1
Real Zaragoza
Real Zaragoza

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Pablo Alfaro
10'
Ricardo Arias
15'
Higuera
20'
Franco
21'
Descanso
45'
Lubo Penev
49'
LizarraldaMateut
52'
JuliáSalva
65'
Nando MartínezRicardo Arias
65'
Poyet
68'
Franco
77'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Zaragoza

Records vs Real Zaragoza

Máximo goleador: Manuel Badenes (9 goles)
Goleador rival: Duca (6 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (14.02.1943)
Mayor derrota: 1 - 6 (19.04.1959)
Más repetido: 1-0 (13 veces)

Crónica

Casi lleno en el Luis Casanova, con algo más de nueve millones de pesetas de recaudación, según cifras oficiales. Presenció el partido el seleccionador olímpico, Ladislao Kubala. Al final del partido el público lócal se dirigió con pitos, abucheos e insultos hacia el palco de autoridades.

Dirigió el partido el colegiado catalán Vico Díaz. Estuvo digno, aunque padeció algunos problemas al señalar los fuera de juego. Mostró tarjeta amarilla a Arias (juego brusco), Poyet (juego brusco), Pablo y Penev (por enzarzarse en una riña) y Franco, quien fue expulsado en el minuto 77 al ver la segunda, también por juego brusco. El gol de la victoria zaragocista llegó en el minuto 21. Poyet pasa a Higuera sobre la derecha del ataque, éste se va de Giner, elude a Sempere y marca a placer.

El Valencia volvió a perder y, según entiende el público local, ya van demasiadas veces. Así lo expresó el graderío al final del partido que el Zaragoza ganó por 0-1, y en el que los hombres de Guus Hiddink fueron una sombra.

Los pitos, insultos, abucheos y broncas en general hacia la directiva que preside Arturo Tuzón llegaron como consecuencia del desaliento. Habían quedado atrás 90 minutos de querer y no poder. El Valencia parece empeñado en hacer al revés lo que pretende su entrenador, hasta el punto de que ya son muchos quienes ven en la actitud de la plantilla una confabulación contra el técnico holandés.

El juego local se volcó una y otra vez sobre la izquierda, explotando la velocidad y los peligrosos centros de Leonardo. Pero ayer el brasileño no tuvo su tarde. O, mejor dicho, se encontró con un Solana inspirado y que no le perdonó una ocasión. Después el Valencia se empeñó en entrar por el centro. Y allí Rommel no llegó a tocar un solo balón, porque no le dejaron ni Pablo ni Aguado, sus vigilantes. Penev, bien gracias.

Llegó el gol del siempre movedizo Higuera, y ahí se acabó la historia. Con el Zaragoza metido más atrás, el Valencia dejó al descubierto todas sus carencias ofensivas.