Ficha de partido: 03.06.1995: RCD Espanyol 5 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

RCD Espanyol
RCD Espanyol
5 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Brnovic
6'
Lardín
16'
Juan Carlos Rodríguez
18'
Gaizka MendietaJorge Otero
23'
Lardín
26'
Francisco
29'
Descanso
45'
Eloy OlayaJuan Carlos Rodríguez
45'
Eloy Olaya
55'
Raducioiu
55'
Francisco
56'
IotovRaducioiu
60'
Roberto
60'
Luis CembranosBrnovic
62'
Pochettino
67'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Sarriá
Aforo: 44.000 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 18/02/1923 (Demolido en 1997)

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Prat (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

El Espanyol hizo mucho más que asegurar los dos puntos que le serán indispensables para seguir optando a la clasificación para la Copa de la UEFA. Consiguió su más amplia victoria de la temporada, tras barrer del campo a su rival durante amplias fases de un encuentro que provocó el entusiasmo generalizado entre sus seguidores. Y lo más positivo es que, con la goleada asegurada, los blanquiazules siguieron corriendo y disputando cada balón como si en ellos les fuera la vida. Sólo les faltó un poco más de acierto en el último pase durante la fase final del choque para consumar un auténtico "siete".

El Valencia debe de ser uno de los equipos del mundo con mayor desproporción entre inversiones y resultados. Paco Roig se gastó hace un año incluso lo que no tenía para fichar no ya un equipo, sino una plantilla nueva. Con ella, plagada de nombres, está realizando una desastrosa campaña liguera. Y ayer ni siquiera el cambio de entrenador y, supuestamente, de sistema táctico les libró del ridículo más espantoso, como si los jugadores (curiosa paradoja) quisieran pregonar a los cuatro vientos que el mayor culpable de todos sus males no era el Parreira que tanto habían criticado ellos mismos.

Rielo, el nuevo técnico ocasional del equipo, quería implantar la geometría del rombo, con un nuevo reparto de papeles en el centro del campo, más a gusto de los Fernando, Romero y compañía. Pero el Espanyol, enrabietado por la ocasión perdida en el Calderón, no estaba para lecciones de matemáticas y la geometría, el rombo, el orden y las ganas en el campo valenciano se fueron al limbo en cuanto la velocidad de Torres Mestre (formidable su primer tiempo), Roberto y un Lardín, sencillamente estelar, sintonizaron con el fútbol milimétrico de Francisco, que no sólo se peleó cuando hizo falta con Mazinho, sino que le dio un buen curso de fútbol. Ayer el único brasileño fue el sevillano.

Y en plena borrachera futbolística, en un cuarto de hora inolvidable cayeron tres goles: de Lardín por bajo, en balón adelantado de Roberto; el mismo Lardín, inventándose un zurdazo imposible, sin ángulo, tras recibir en fuera de juego un pase de Torres Mestre, y Francisco, de cabeza, a centro de Roberto, éste instantes después de que Mendieta evitara otro gol de un Raducioiu que, sin hallarse bien físicamente, contribuyó al terrible desconcierto de la defensa valenciana.

La goleada se concretó en el primer cuarto de hora del segundo tiempo. A balón parado, con un penalti de Giner a Radu que transformó Francisco (dos veces, porque Andújar, que había perdonado antes por dos veces la segunda amarilla a Juan Carlos, se la mostró al rumano y Eloy por entrar en el área en la primera) y un córner que cabeceó Roberto con la mayor tranquilidad.

En el minuto 67 Romero envió el balón al poste en una falta directa, pero cuando los jugadores le hicieron caso a Camacho y se fueron para arriba volvieron a destrozar a un rival inofensivo que hacía aguas por todas partes y a cinco minutos del final, en el espacio de unos pocos segundos, un banderazo equivocado del linier anuló un tercer gol de Lardín y Iotov desaprovechó un regalo de Zubi, continuamente vendido.