Ficha de partido: 11.05.1986: Valencia CF 5 - 2 RCD Espanyol

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
5 - 2
RCD Espanyol
RCD Espanyol

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Manuel Sánchez Torres
3'
Sixto Casabona
5'
Márquez
24'
Sixto Casabona
26'
Maldonado
43'
Sixto Casabona
43'
Descanso
45'
García PitarchLauridsen
45'
García Pitarch
51'
Mauri
55'
Emilio FenollSixto Casabona
81'
Emilio Fenoll
84'
ManchacaMárquez
86'
Javier Subirats
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Prat (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

Tarde absolutamente veraniega en Valencia. Alrededor de quince mil personas en las gradas. Las dos formaciones con sus uniformes habituales. Arias y Zúñiga en función de capitanes. Una recaudación aproximada de millón y medio de pesetas. El Valencia lanzó tres saques de esquina por también tres el Español. Arbitró el colegiado andaluz Álvarez Margüenda, mal y peor auxiliado. Estuvo a tono con el partido, se tragó dos lances polémicos, uno en cada área, en e lminuto 30, cuando Revert zancadilleó a Mauri, en una jugada de penalty claro y, en el minuto 75 cuando el propio Revert entró en el área y cayó ante la entrada de Márquez, sin que en ninguno de los dos casos se inmutara. Mostró tarjeta amarilla a Sixto y Maldonado, por un rifi-rafe entre ellos, en el minuto 43, y la roja directa a García Pitarch, en el minuto 51, por agredir a Quique después de que éste lo agarrara por la camiseta.

Goles: 1-0, minuto 4. Jugada de Sixto que cede el balón a Sánchez Torres para que, desde el centro de la defensa blanquiazul, éste lance un disparo seco y raso que se cuela junto al poste derecho del marco de N'Kono. 2-0, minuto 6. Arrancada de Quique por su banda en posible fuera de juego y centro raso que remata Sixto, ante la pasividad de la defensa en la misma boca de N'Kono. 2-1, minuto 25. Córner lanzado por Mauri que provoca una serie de rechaces dentro del área, remata Maldonado, el balón queda muerto y Márquez, entre dos defensas, mete el pie batiendo a Bermell. 3-1, minuto 27. Centro de Revert, una vez más por su banda, y Sixto, completamente solo, cabecea impecablemente a la red. 3-2, minuto 55. Maldonado le coloca un balón largo a Mauri, quien en el centro del ataque salta a por el cuero junto con el meta Bermell, gaanándole increíblemente la acción en el salto y alojando el balón en las mallas. 4-2, minuto 85. Córner lanzado desde la derecha del ataque valenciano, toca Giner con la cabeza y Fenoll, completamente desmarcado, en la otra parte, empalma un disparo durísimo que se convierte en el cuarto tanto valencianista. 5-2, minuto 90. Balón en profundidad de Muñoz Pérez a Subirats, quien detrás de la cobertura españolista recibe elcuero regate a N'Kono en su desesperada salida y establece el 5-2 en medio del delirio de las gradas.

Esta temporada no le ha ido nada bien al Valencia, que ha perdido la categoría. Sin embargo, ayer, en partido de la Copa de la Liga, logró ganar al Españo por 5-2 después de una confrontación que tuvo de todo e incluso buen juego. Claro que el colegiado andaluz Alvarez Margüenda fue un colaborador enmascardo de los locales. Para mí que el 5-2 es un resultado excesivo para el Español. Cierto que el portero N'Kono, pieza sillar del cuadro blanquiazul durante casi toda la temporada tuvo una tarde aciaga, pero se ha de considerar injusta una diferencia de tres goles cuando dos de los obtenidos por el conjunto local fueron precedidos de fueras de juego bien observados por los jueces de línea. Pero los colegiados que dirigen tienen la palabra y cambian la historia de una confrontación a su antojo.

Una historia que empezó mal para el cuadro barcelonés, seguramente influido por la tabla de la Liga. La clasificación del Valencia parecía grabada en la mente de los blanquiazules que jugaron un primer cuarto de hora verdaderamente detestable. Fueron desbordados, encajaron dos goles en los minutos 4 y 6, el segundo en fuera de juego, y aunque llego la reacción y hubo compostura en el relevo del centro del campo a partir del segundo disgusto, el tanto obtenido por Márquez fue enjugado por los de casa sobre el eco de la alegría españolista. Una alegría normal, para empezar el trabajo de remontar un resultado muy adverso pero que se cayó en el charco por otra impremeditada dejación del poder que se ha de imponer en la defensa.

Porque en la primera mitad, con esos pésimos primeros minutos, existió equilibrio y puede que también ligero dominio españolista hasta el descanso. Sin embargo, cuando arriba la voluntad un tanto alocada de Pineda parecía iba a ser rentable pero no cuajaba por estar desasistida. De la traca del minuto 4 al 3-1 del 45 vimos sobre la alfombra del Luis Casanova a un equipo con hechuras de Primera, frente a un Español que tuvo que reconsiderar la valía de su oponente para no ser arrollado. El comodín Zúñiga en el puesto de defensa zurdo como ante el Celta, había sido con Márquez, Soler y Mauri de lo mejor. Cito en estos 45 minutos iniciales. Pero los goles tantas veces aludidos eran demasiada losa para recuperar la situación y pensar en una táctica positiva para dar la cara con probabilidades de éxito. Bien esos hombres, pero la defensa demasiado estática y en línea, buscando el provocar el fuera de juego. Esta táctica le jugó una mala pasada a N'Kono que encajó tres goles creo que en los únicos tres ataques confeccionados con enjundia por el Valencia.

La segunda mitad ya fue otra cosa, por lo menos hasta el minuto 80, que es cuando y me uno a las palabras de Azcargorta, el Español volvió a caer en un despiste que significó la aplastante derrota. En esos diez minutos. Márquez y sobre todo Soler, compusieron muchísimasjugadas en tanto que Mauri era un peligro constante para la zaga valencianista. No obstante la fatiga fue haciendo mella en los pupilos de Azcargorta que desde la expulsión de García Pitarch eran diez y como jugar con diez sólo es rentable en la mente de Helénio Herrera y enfrente había una formación que buscaba remachar la faena, al final los de acá encontra ron el premio a sus asiduos envites y combinado todo ello con la indulgencia arbitral sellaron el 5-2 que va a ser muy difícil de enjugar.

Siempre que, insisto, no olvidemos las lagunas del comienzo y del final, el Español actuó en una línea bastante convincente, pero sin ninguna fortuna. He dicho que el pecado del comiezzo fue suponer una incapacidad total de un contrincante que está en Segunda, sin tener en cuenta que además de ser otra competición este Valencia de Di Stefano tiene que reaccionar porque no se trata de precisamente de un equipo ascensor, sino de un conjunto que por primera vez en su historia, aunque naciera de Segunda para entrar en Primera, ha bajado a la categoría que le vio nacer, pero hace 50 años. Se equivocaron los blanquiazules, supieron sacar fuerzas en el momento adecuado y cuando ya tenían si no el empate al menos una diferencia en contra mínima, llegaron las tantas veces señaladas decisiones arbitrales que significaron dos goles que ciertamente no había merecido el cuadro de Sarriá.