Ficha de partido: 17.09.2002: Valencia CF 2 - 0 Liverpool FC

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 0
Liverpool FC
Liverpool FC

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Pablo Aimar
19'
Hamann
22'
Mauricio Pellegrino
27'
Traore
35'
Rubén Baraja
38'
Descanso
45'
CheyrouDiao
46'
OwenDiouf
46'
Rubén Baraja
49'
Miguel Ángel MistaPablo Aimar
71'
Miguel Ángel AnguloFrancisco Rufete
74'
BarosMurphy
76'
Hamann
78'
Gonzalo De los SantosDavid Albelda
84'
Miguel Ángel Mista
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Liverpool FC

Records vs Liverpool FC

Máximo goleador: Claudio López (2 goles)
Goleador rival: Berger (1 goles)
Mayor victoria: 2 - 0 (17.09.2002)
Mayor derrota: 0 - 2 (06.08.2011)
Más repetido: 2-0 (2 veces)

Crónica

El Valencia regresó a la Champions a lo grande. Con el mejor fútbol que Mestalla recuerda años ha. Perfecto. El equipo de Rafa Benítez pasó por encima de un Liverpool que decepcionó. Lejos de nombres propios, el de ayer fue el triunfo del equipo. Todos jugaron bien. Fue el mejor Valencia en la mejor competición europea. El gol de Aimar en el minuto 19 no fue sino un gran colofón al fútbol brillante que realizó el Valencia durante la primera mitad. Magnífico. Seguridad en defensa, buena circulación del balón con rapidez -pero sin precipitación- en la media y perfecta resolución en ataque. Fue una auténtica demostración de juego que sirvió para borrar al Liverpool del partido.

El Valencia lo hizo todo bien. Tanto con el balón como cuando no lo tuvo. Fue el único equipo sobre el césped de Mestalla. Maniató al rival con una presión agobiante y supo manejar el tiempo del partido. Lo hizo con paciencia cuando era necesario y acelerando a fondo cuando lo pedía el cuerpo. Destrozó a los Reds con dos golazos. En el primero, una pared de Albelda con Aimar llevó el balón a Baraja. El centrocampista desequilibró con un preciso servicio al argentino, al que dejó mano a mano ante el portero dentro del área, para que éste resolviera con un toque sutil Aimar señaló con el dedo a Baraja. Le reconoció el mérito de su pase. Medio gol fue suyo. En el segundo tanto de la noche, Carew - ¡que partido el suyo!, ¡que grande!-, vio la llegada a la carga de Baraja y le dejó el balón para que el centrocampista lo mandara a la red de potente disparo. Mestalla enloqueció. Esta vez si que se veía fútbol de alta escuela. Los pitos del pasado sábado han quedado en el olvido.

El Liverpool decepcionó. Y mucho. Hasta el minuto 35 no disfrutó de ninguna ocasión de gol. Ahora bien, cuando la tuvo, el susto fue monumental. Heskey envió el balón de poste a poste de la portería de Cañizares. No entró de milagro. Pudo ser la mala noticia del primer período. Afortunadamente, del posible empate a uno se pasó al dos a cero tras el tanto de Baraja.

La fortuna solo sonrió al Valencia en esa acción. El resto del partido fueron méritos propios. Porque en el segundo período, pese a que el equipo de Benítez cerró filas para contener las acometidas de un Liverpool herido -que puso a toda su artillería, Owen incluido, en el campo-, el Valencia también hizo vibrar a la afición con un juego de primer nivel europeo. No faltaron ocasiones. Lo único que se echó en falta, si faltó algo, fue el tercer gol de la noche. Lo tuvo Carew. Y Baraja, Aimar, Vicente, RufeteÉ. Todos llegaron con peligro a la portería de Dudek para tratar de poner la guinda al pastel. Hasta Cañizares, con una magnífica intervención que evitó un gol prácticamente cantado, se sumó a la fiesta de Mestalla. El portero, que apenas tuvo trabajo, hizo lo que tenía que hacer: estar perfecto en la única ocasión para marcar que tuvo el rival. Y así, cuando el Valencia juega en equipo -sólido y con equilibrio-, su mejor virtud, es casi invencible.