Ficha de partido: 24.02.1994: Rayo Vallecano 1 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Rayo Vallecano
Rayo Vallecano
1 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Cota
21'
Quique Flores
39'
Hugo Sánchez
41'
Descanso
45'
Hugo Sánchez
50'
Miodrag Belodedici
60'
OnésimoUrzáiz
66'
Quique Flores
70'
RodríguezVisnjic
73'
Onésimo
76'
Carlos ArroyoTomás González
78'
Josete
87'
Juan Antonio PizziPep Serer
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Vallecas
Aforo: 14.708 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 10/05/1976

Rival: Rayo Vallecano

Records vs Rayo Vallecano

Máximo goleador: Juan Sánchez (4 goles)
Goleador rival: Mejías (2 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (08.04.1978)
Mayor derrota: 0 - 3 (11.12.1977)
Más repetido: 1-0 (6 veces)

Crónica

Vallecas quería a Onésimo, David Vidal se lo dio y el Rayo volvió a la vida. El ilusionista del barrio, experto en fugarse de los defensas más listos, se fue de tres gigantes, hizo la pared con Calderón y disparó a la esquina derecha de la portería. Un gol, un empate y unas risas para un público enervado que veía la derrota más cerca que nunca. El Rayo y su espectáculo. Ayer, ante el Valencia se vivió toda la liturgia de un equipo atípico. El Rayo sufrió, jugó con diez hombres, mandó un balón a las calles y se giró para mirar a Vidal.

A los setenta minutos de partido el técnico gallego ya no podía aguantar más metido en un foso tan oscuro para él. Salió del banquillo, volvió loco al cuarto árbitro, activó las cámaras de televisión y desplegó su repertorio de gestos, muecas, señas, guiños y gritos. La gente se lo pasa bien con él... y con Onésimo. El delantero vallisoletano, que no ha sido titular en los primeros partidos de cada uno de los tres entrenadores que lleva el Rayo esta temporada, activó la noche y equilibró la calidad de ambos equipos.

El Valencia es un colectivo afectado por lo peor de la anarquía. A sus bajas se une un desajuste anímico que lleva a sus jugadores a parecer exhaustos a los dos minutos de partido. Pero allá adentro hay talento. Mijatovic, Quique, Eloy o el suplente Arroyo son capaces de crear de vez en cuando. Ayer, el Valencia disparó ocho veces a puerta. En siete ocasiones encontró a Wilfred o a las vallas y en una al gol, tras un saque de falta que Quique empujó al fondo de la portería. Hasta ahí, el Rayo había dejado en su estadio una imagen de pobreza poco recomendable. A su miseria futbolística se había unido la deportiva de Hugo Sánchez. «¿Le sacas la tarjeta a Cota porque ha gritado éste del Valencia?», le dijo el delantero al árbitro tras una tarascada entre Cota y Tomás. López Nieto le sacó la amarilla y el jugador mexicano se revolvió: «Me sacas la tarjeta para salir mañana en los periódicos, ¿no?». El colegiado entendió menospreció y envió a Hugo a un exilio que durará un partido si el Comité de Competición de la Federación Española aplica la ley.

El equipo madrileño no podía con el Valencia y veinte «chés» cantaban con sus bufandas rojas y amarillas. El reparto de hombres en el 4-4-2 de Vidal no funcionaba. Así que el técnico rayista cambió a algunos de los diez protagonistas que le quedaban e inyectó un veneno que acabó dejando al Valencia malherido. El manejo de Calderón y Pablo, y la fantasía de Onésimo bastaron para zarandear todos los minutos de vulgaridad que compusieron la gran verdad del Rayo Vallecano, un grupo destinado al padecimiento.