Ficha de partido: 30.11.1980: Valencia CF 3 - 1 RCD Espanyol

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
3 - 1
RCD Espanyol
RCD Espanyol

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Carreño
8'
ÁngelMartínez
27'
Daniel Solsona
31'
Verdugo
38'
Descanso
45'
Javier SubiratsMario Kempes
45'
Fernando Morena
53'
Molinos
56'
Daniel Solsona
78'
Fernando Morena
81'
José Vicente AliagaJosé Cerveró
81'
PadillaArabi
82'
Darío Felman
83'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Prat (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

Solamente tres cuartos de entrada en el Luis Casanova, en una tarde sin una sola nube en el cielo, pero con un viento frío que helaba el aliento. A los 27 minutos, Roberto Martínez tuvo que ser retirado por las asistencias a consecuencia de una lesión producida por una entrada de Cerveró. Durante casi todo el primer tiempo, la afición valencianista estuvo de uñas con su equipo, abucheándole en repetidas ocasiones. El cuadro local cometió 19 faltas por 25 el visitante. El Valencia lanzó ocho córners por seis el Español.

Goles: 0-1, minuto 9. Contraataque del Español, con pase de Roberto Martínez hacia la derecha a Carreño, que se mete en el área completamente solo, para un momento el balón y lo cruza fuera del alcance de la salida desesperada de Sempere. 1—1, minuto 7 de la segunda parte. Ataque del Valencia con pase de Carrete a Morena, que está bordearrdo el fuera de juego, el uruguayo espera la llegada de Escalza, le regatea y cruza imparablemente fuere del alcance de Urruti. 2—1, minuto 32. Falta de Verdugo a Saura en el borde del área. Después de varios amagos es Solsona, por fin, el que la lanza con su maestría habitual y cuela el balón por la mismísima escuadra sin que Urruti pueda hacer nada. 3—1, minuto 35. Tonto e innecesario empujón de Escalza a Felman en el ángulo del área, pero dentro de ésta, que es sancionada con el correspondiente penalty. Lo lanza Morena y consigue marcar.

Un gol, dos oportunidades y tres saques de esquína a favor era el balance positivo que podía presentar el Español cuando se cumplía el primer cuarto de hora de juego. El Español lo bordó en ese primer cuarto de hora. Su previsto 4-4-2 se convertía en una presión agobiante para el adversario que tenía el bajón y para el que podía recibirlo, de modo que los robos eran constantes, ante la desesperación del público, cuyas protestas no hacían sino aumentar las imprecisiones velencianistas.

Parecía que los equipos habían cambiado de camiseta. Porque la relación de nombres locales es como para impresionar al más pintado. Observen, si no, los cinco que cerraban la alineación: Saura, Solsona, Morena, Kempes y Felman. Aunque a la hora de la verdad, uno de ellos, el más temible en teoría, era absolutamente nulo. Kempes, en efecto, salió al campo sin estar en condiciones y ni una sola pelota tocó bien. Su sustitución por Subirats resultaría decisiva. Pero eso fue en el descanso y aún estamos en el primer tiempo.

No faltará quien proclame que la clave del bajón españolista, evidente en juego y en el marcador, estuvo en la lesión de Roberto Martínez, que, cazado por Cerveró en el minuto 24, tuvo que dejar su puesto a Angel en el 27. No estoy de acuerdo, aun y reconociendo la importancia del pibe, como no sea para pensar en lo que con él habría podido ser y no fue el ataque blanquiazul en el segundo tiempo. Porque en el resto del primero la situación siguió estando siempre bajo control del Español. Y si la última ocasión favorable llegó precisamente en un centro de Roberto que no pudo ramatar Vilches, en el minuto 22, estando como estaba en ventaja, lo que al Español le importaba sobre todo es que el Valencia no marcara. Y sólo una vez, un minuto antes, había podido hacerlo, en fuerte y lejano remate de Castellanos, que salvó la cabeza de Huertas.

Pero el segundo tiempo fue otro partido, por supuesto más ajustado a lo que en teoría había que esperar de todo él. Aún realizó Angel una buena jugada, frustrada por la salida de Sempere, en el minuto 4. Pero la conexión perfecta de antes entre los españolistas, tanto en colocación del jugador como en pase del balón, se iría deshaciendo rápidamente ante la mayor velocidad y verticalidad que daban a su juego los locales, ahora, sí al completo, relevado Kempes por un Subirats cuya movilidad (excesiva para Carreño, que antes había «abusado» del argentino) servía adecuadamente a las genialidades de Solsona, que un Molinos amonestado a las primeras de cambio no podía controlar adecuadamente. También Castellanos empujaba lo suyo mientras el centro del campo españolista no encontraba ya el adrcuado balance defensa-ataque.

Por eso, tras el empate, aunque el Español dejara ver sus buenas intenciones yendo al ataque cuando podía, no sólo se olvidó el mando de antes, sino que era ya un problema dar la réplica defensiva, Por eso, hubo fases de auténtico agobio. Por eso, Urruti, tranquilo en el primer tiempo, tuvo que parar ahora por dos: tiro de Saura a los 9 m., de Morena a los 14, cabezazo de Saura a los 15, disparo de Solsona a los 16, de Morena, con despeje de Morena a los 27... Todo ello, frente a una salida de Sempere a los pies de Moral. Demasiada diferencia como para tildar de injusto el segundo gol local.

Luego llegó otro y menos mal que faltaba poco, porque con el 2-1 se había acabado el Español, ya muy distinto al que en el primer tiempo había merecido bastante más.