Ficha de partido: 22.12.2001: Valencia CF 2 - 1 Málaga CF

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 1
Málaga CF
Málaga CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Darío Silva
14'
Salva Ballesta
21'
Vicente Rodríguez
24'
Miguel Ángel Mista
30'
Romero
32'
Sandro
38'
Roberto Ayala
42'
Descanso
45'
Contreras
62'
Musampa
63'
ZárateSandro
65'
Pablo AimarAdrian Ilie
66'
David Albelda
73'
Darío Silva
76'
CanabalDely Valdés
78'
Amedeo CarboniFabio Aurelio
79'
Rubén BarajaSalva Ballesta
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Málaga CF

Records vs Málaga CF

Máximo goleador: Waldo Machado (6 goles)
Goleador rival: Rodríguez (3 goles)
Mayor victoria: 6 - 1 (31.01.2004)
Mayor derrota: 0 - 4 (24.11.2012)
Más repetido: 1-0 (12 veces)

Crónica

Hace tres semanas se adivinaba una Navidad amarga para el valencianismo. En aquel entonces se vivía en el pesimismo y la decepción, pero esta línea de conducta varió de forma radical en la noche del día 15 de diciembre cuando se ganó en Barcelona al Espanyol y se supo mantener en la jornada de ayer cuando se resolvió ante el Málaga un partido que se complicó mucho en el tramo inicial al adelantarse este equipo por mediación del gol de Silva. El Valencia de Rafa Benítez saboreó su segunda victoria consecutiva, algo que se resistía desde el inicio de temporada. Supo remontar cuando todo le era adverso y dejó constancia de su coraje y de su garra para salir airoso de una situación comprometida. No fue un partido espectacular ni se cuajó una brillante actuación, pero sí que se supo poner en juego los elementos adecuados para observar el futuro con un mayor optimismo.

En esta ocasión se encontró con la actitud positiva de Vicente y de Mista que asimieron el protagonismo de saber liderar el equipo hacia el éxito. Y a ese respecto destacó la actuación del murciano ya que, además de estar siempre muy participativo en el juego, tuvo visión del gol y supo también asumir responsabilidades en momentos decisivos. El público de Mestalla se congració con él cuando en el pasado su simple presencia en el campo provocaba la protesta.

De salida, Rafael Benítez puso en juego a los mismos hombres que le sacaron las castañas del fuego y protagonizaron la remontada en Montjuic ante el Espanyol hace ocho días. Ello significaba dejarse en el banquillo a Pablo Aimar, el jugador de mayor calidad del equipo y admirado por el público y, en cambio, poner en acción a Mista. Pues bien, fue empezar el partido y percatarse de que en la primera acción de peligro protagonizada por los jugadores del Málaga llegó el gol de Dario Silva al aprovechar muy bien un error de Cañizares.

El público de inmediato se puso nervioso a pesar de que el juego del Valencia no desprendía motivos para la crítica. La iniciativa en el juego fue local y, de este modo, en cinco minutos, los que transcurrieron del 24 al 29, se le dio la vuelta al marcador. Se modificó el curso de los acontecimientos y se empezó a vibrar con el juego, con la actitud y el comportamiento de Benítez. A todo ello, los de Joaquín Peiró no perdieron la compostura y se mostraban dispuestos a amargar la Navidad al Valencia y su gente.

Durante el segundo tiempo el Valencia mantuvo la misma actitud positiva que en el primero y, además, se vio beneficiado cuando en el minuto 31 el árbitro Daudén Ibáñez expulsó a Musampa. El desarrollo del juego no tuvo exquisiteces y, por esa razón, fueron muchos los pases que se fallaron y pocas fueron las jugadas de calidad que se pudieron observar, pero, sin embargo, se contrastó estas características con las de una excelente presdisposición y un trabajo constante durante lo noventa minutos que impidieron al rival poder disputar de la posesión del balón.

Con esta victoria el equipo de Rafa Benítez se consolida en las posiciones de privilegio y, sobre todo, sirve para recuperar con creces el crédito que estaba perdiendo ya que, sin duda, su equipo vuelve a dar muestras de solidez, sin fisuras y destacando la labor del bloque. Se trata de un juego que no provoca vibraciones en el público por su calidad pero sí, al menos, anoche la entrega y la casta con la que se comportó el equipo se merecieron el aplauso de los aficionados. No hay duda de que Mestalla ha vuelto a sonreír y en estas fiestas de Navidad será feliz cuando todo parecía que lo tenía en contra hace unas semanas. El único punto negro fue la lesión de Ayala cuando faltaban cinco minutos para concluir el partido y fue retirado por las asistencias a un hospital Nueve de Octubre para determinar el alcance de su lesión.