Ficha de partido: 09.11.2002: Valencia CF 1 - 1 Real Betis

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 1
Real Betis
Real Betis

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Varela
19'
Descanso
45'
ArzuFernando
63'
Miguel Ángel AnguloJohn Carew
65'
Roberto Ayala
65'
Assunçao
69'
Kily GonzálezCurro Torres
74'
Miguel Ángel MistaMauricio Pellegrino
81'
Pablo Aimar
81'
CasasDenilson
85'
GudjonssonJoaquín
88'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Betis

Records vs Real Betis

Máximo goleador: Arturo Montes (10 goles)
Goleador rival: Unamuno (6 goles)
Mayor victoria: 7 - 1 (23.05.1926)
Mayor derrota: 0 - 4 (05.05.1985)
Más repetido: 2-1 (15 veces)

Crónica

El Valencia y el Betis protagonizaron un buen espectáculo a pesar de que las opciones de gol escasearon, sobre todo del lado andaluz. Los valencianistas, sin alcanzar el nivel de otros encuentros, tal vez porque el rival en esta ocasión fue superior a los otros contrincantes, realizó un buen trabajo que no obtuvo la recompensa de la victoria, a pesar de que en la segunda parte el dominio le correspondió por completo. Este partido puede pasar al recuerdo como el de los grandes goles. Assunçao adelantó a su equipo con un espectacular lanzamiento de golpe franco que se coló por el ángulo derecho de la portería de Cañizares, sin que éste nada pudiese hacer pese a su esfuerzo para neutralizarlo y, a renglón seguido, fue una jugada de Mista la que proporcionó un remate no menos espectacular de Aimar que representó la igualada.

Los últimos ocho minutos fueron vibrantes. El conjunto valencianista se lanzó en busca de la victoria y contó para ello con el respaldo de un público que estuvo en todo momento a su lado y le supo perdonar no sólo el descalabro de la Copa en Alicante sino también los errores y la falta de calidad de algunos de sus jugadores en determinados momentos del encuentro. Rafa Benítez, en el tramo final, puso en acción a todos los hombres que poseía con proyección ofensiva, como única fórmula válida de poder evitar una derrota que cuando se entró en los últimos minutos parecía que iba a ser irremediable. El Betis demostró que tiene calidad, ideas y buena predisposición para cuajar una excelente temporada y será un rival difícil en la puja por el título de Liga. Víctor Fernández sabe situar a la perfección a sus hombres sobre el campo y quizás el único defecto que se le puede observar a este equipo es que juega con demasiado preciosismo, buscando recrearse en todo momento en la jugada y ello le proporcionó más de un disgusto, sobre todo cuando el Valencia hizo no sólo presión en el centro del campo sino también a la defensa.

El Valencia trató ya desde el primer minuto de llevar la iniciativa en el juego, pero le resultó sumamente difícil poderlo hacer con fluidez y, sobre todo, con continuidad. La causa de ello se encontraba en la buena situación de los jugadores béticos sobre el campo y también la tremenda habilidad que poseían para manejar el balón, sobre todo, en corto, donde triangulaban con verdadera maestría y como si estuviesen practicando el rondo.

Si con ello no había bastante, Víctor Fernández ordenó que Capi se situara entre Albelda y Baraja, impidiendo la creatividad de este último que tuvo durante esta primera fase del encuentro mucha presencia pero sin acierto. El equilibrio entre ambos equipos fue la nota predominante, tanto en el aspecto defensivo como también en el aspecto ofensivo. Ambos combinados buscaron el gol aunque fue el conjunto valencianista el que dispuso de las mejores opciones, destacando la de Baraja en el minuto 42 cuando una indecisión de la defensa le dejó solo ante Prats. Su disparo colocado salió rozando el poste izquierdo.

Si el Valencia posee en Rufete y Vicente dos excelentes jugadores que desequilibran por las bandas, anoche encontraron también su compensanción con Joaquín y Denilson, sobre todo el primero que le proporcionó más de un disgusto al temperamental Carboni. Joaquín es un hombre que se mueve con una gran rapidez en poco espacio de terreno y, además, lo hace con mucha habilidad. El público esperaba la victoria pero se tuvo que conformar con el empate. Desde luego le desilusionó ser testigo del segundo tropiezo en Mestalla, pero se percató de la buena actitud de sus jugadores y de ahí que fuesen despedidos con aplausos a pesar de no haber alcanzado el triunfo.