Ficha de partido: 15.05.2005: RCD Espanyol 2 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

RCD Espanyol
RCD Espanyol
2 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Alex Fernández
15'
Francisco Rufete
20'
Andrés Palop
30'
Santi CañizaresAndrés Palop
31'
Tamudo
32'
Descanso
45'
Rubén Baraja
49'
Francisco Rufete
51'
Pochettino
51'
AmaviscaAlex Fernández
58'
David García
67'
Miguel Ángel Angulo
70'
VelamazánPochettino
75'
Lopo
76'
DaniCoro
77'
Miguel PallardóFrancisco Rufete
80'
Marco Di VaioManuel Ruz
86'
David Albelda
89'
Fabio Aurelio
90'
Velamazán
93'
Final del partido
94'

Estadio



Nombre: Montjuic
Aforo: 56.000 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 1929

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Prat (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

Minutos antes del partido de ayer en Montjuic ante el Espanyol, el Valencia, ex campeón de Liga, veía como el FC Barcelona celebraba su nuevo título por la ciudad. Espoleado quizá por ese orgullo herido, el equipo sacó la casta para afrontar más de una hora del encuentro con un jugador menos por la injusta expulsión de Palop, y lograr ponerse por delante en el marcador tras realizar un gran trabajo. Sin embargo, al equipo todavía le esperaba un golpe más duro que vivir de cerca esa celebración «culé». El inmerecido castigo llegó en tiempo de descuento con ese empate que lograba el Espanyol, gracias a un golazo de Velamazán, ante la desesperación valencianista.

El trabajo del Valencia ayer en Montjuic fue casi inmaculado. El esfuerzo y la actitud de sus jugadores, también. Sólo un pero. Un pequeño fallo defensivo, una falta de concentración en un rechace durante el primer tiempo, que costó demasiado caro. El Valencia, que controlaba perfectamente el encuentro, tenía la posesión del balón, jugaba con criterio y se había adelantado en el marcador, vio como en un «plis» se le venía encima un negro nubarrón. Sucedió a la media hora, cuando primero Alex Fernández y luego Maxi se beneficiaron de un despiste de la retaguardia para sacar el siguiente beneficio: penalti, expulsión de Palop y gol de Tamudo. Demasiado duro. El árbitro consideró como máximo castigo el ligero contacto del meta del Valencia, Maxi exagera la caída, y el castigo de la tarjeta roja fue excesivo. Cañizares no pudo hacer nada para detener el lanzamiento de Tamudo.

A partir de ese momento, y con un hombre menos -López sentó a Carboni y reconstruyó el equipo con dos líneas de cuatro y Angulo arriba-, el Valencia sabía que la única manera de sacar algo positivo del partido era ajustar atrás, esforzarse al máximo a base de sacrificio y solidaridad con el compañero, y aprovechar uno de los contragolpes que seguro tendría. Porque el Espanyol iba a convertirse en el único dominador del balón, del terreno de juego y del partido, y al Valencia le quedaba aferrarse al espíritu de lucha que le hizo campeón en la última temporada.

Y eso hizo el equipo de López. Cerró filas y se la jugó al contragolpe. Todo salía a pedir de boca cuando Angulo, en plan «llanero solitario», se lanzó a cabalgar hacia la portería de Kameni y el balón entró en la red tras golpear en David García. El Valencia merecía ese tanto, porque estaba «metido» en el partido y con ganas de lograr un triunfo que le permitiera mantener alguna opción europea, y lo celebró a lo grande. Sin embargo, la noche de la montaña mágica casi acabó en tragedia. Cuando más felices se las prometían los valencianistas llegó el descarrilamiento final. En ese disparo de Velamazán, imparable, que igualó el partido.