Ficha de partido: 27.07.1994: Gandía CF 0 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Gandía CF
Gandía CF
0 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Pepe Gálvez
14'
Sergio Pellicer
27'
'Ino' GómezCarlos Arroyo
45'
ChesaPallarés
45'
Descanso
45'
Fernando GinerJavi Navarro
45'
Fernando GómezEnrique Romero
45'
José Francisco MolinaJosé Manuel Sempere
45'
Juan Carlos RodríguezPep Serer
45'
ManoloCarlos
45'
Miguel Ángel MullorPepe Gálvez
45'
Raúl IbáñezAntonio Poyatos
45'
Vicente EngongaGaizka Mendieta
45'
Álvaro CerveraIgnacio Ibáñez
45'
QuilesEnguix
53'
JuanmaMarcos
56'
MoraGuillermo
62'
SantiagoVidal
68'
FidelRufo
73'
RafaDavid
73'
JoséIgnacio
80'
FemeníaJuárez
82'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Guillermo Olagüe
Aforo: 4.800 espectadores
Ubicación: Gandía (Valencia) / España 
Inauguración: 31/12/1967

Rival: Gandía CF

Records vs Gandía CF

Goleador rival: Carbonell (2 goles)
Mayor victoria: 7 - 1 (15.10.1931)
Mayor derrota: 1 - 2 (12.10.1983)
Más repetido: 2-1 (4 veces)

Crónica

El Valencia se estrenó esta pretemporada en Gandía, venciendo al conjunto local en un partido que defraudó totalmente a la tremenda expectación que había despertado en la ciudad ducal. El conjunto valencianista lució medias negras en su indumentaria, haciendo realidad de esta manera uno de los sueños del presidente Paco Roig, recuperando una antigua tradición que se mantendrá a partir de ahora. Se llenó el campo para ver al nuevo Valencia, que no fue tal, por las consabidas ausencias de hombres que serán fundamentales en el esquema del equipo. Prueba de la expectación que existía en Gandía fue que el campo se llenó a tope, consiguiendo el club una recaudación cercana a los dos millones de pesetas, aunque la cifra no se hizo pública por los graves problemas económicos por los que está pasando la entidad blanquiazul. Un ejemplo de ello fue que antes del encuentro hubo que convencer al jugador Carlos para que no presentara un embargo de la taquilla motivado por las deudas contraidas por el club.

El espectáculo fue malo de solemnidad, ligeramente más distraido el primer acto, resultando soporífero e insoportable el segundo. El encuentro tuvo poca historia en lo que se refiere a los primeros 45 minutos, mostrando ambos equipos que se encuentran en los comienzos de la nueva temporada y que no están ahora mismo en condiciones de ofrecer su mejor juego.

La mayor atención estuvo centrada en las nuevas caras del Valencia que actuaron en este primer periodo. Rielo ordenó la prevista defensa de cuatro hombres con Pellicer, Serer, Javi Navarro y Romero, quedando por delante de éstos, en la medular, Arroyo, Maqueda, Mendieta y Poyatos, con las puntas para Gálvez e Ibáñez. Maqueda comenzó como pivote, por delante de la retaguardia, para pasar mediado este primer acto a jugar como defensa, demarcación en la que se desenvolvió con más soltura, entre otras razones porque el Gandía apenas inquietó en el aspecto ofensivo al guardameta Sempere. Y cuando lo intentó, Alfaro Pérez se encargó de favorecer al grande, como en la jugada en la que se cometió penalty favorable al conjunto local que el árbitro valenciano sacó fuera del área.

Tras el gol de Gálvez, el Valencia continuó jugando a un ritmo si cabe más bajo, porque a estas alturas de la temporada tampoco se puede exigir más. No se puede obviar, sin embargo, el derroche de energías que realizaron Pellicer y Mendieta. Romero pasó casi desapercibido y Poyatos brilló muy poco. En una palabra, que este Valencia de anoche dista mucho del que veremos en competición oficial, por supuesto con los mundialistas en la formación. Significar también que los diversos sistemas de juego que ensayó el Valencia durante el encuentro poco tuvieron que ver con lo que Carlos Alberto Parreira pretende que haga el equipo. El estilo que quiere implantar el técnico brasileño en nada se parece a lo visto anoche, pues el Valencia alternó diversas tácticas a lo largo de los 90 minutos.

Cada jugador se movió a su aire buscando un entrenamiento cómodo en lugar de un partido, algo en cierto modo lógico a la espera de Parreira. El segundo tiempo fue malo. Apenas se puede destacar algunas acciones individuales de Engonga o las habituales gotas de calidad de Fernando, aunque sólo en simples pinceladas. El segundo periodo sobró totalmente, porque el rosario de cambios de los dos equipos hizo que el juego se resintiera sin apenas brillantez en las acciones de los jugadores participantes en esta parte del encuentro.